Followers

un sueño.




Ha pasado ya mucho tiempo, pero todavía se me eriza la piel con el recuerdo de aquella noche. Estaba acostada en mi cama cuando escuché un ruido en la puerta de mi casa. Con una audacia que no me caracteriza y digna de una protagonista de un thriller, abrí dicha puerta preparada para lo peor, y sólo me encontré con el silencio del pasillo. Salí, camine unos pasos, quien sabe por que, curiosidad, quizás. El silencio comenzaba a darme dolores de cabeza y empecé a apurar el paso, como arrastrada por una cuerda invisible. Comenzaba a sudar. El pasillo se volvia cada vez más y más oscuro, más silencioso, mudo. Y de pronto, escucho una voz, lejana. Doy media vuelta y diviso una figura. Una figura difusa y blanca. El dolor de cabeza me nublaba la mirada y no lograba enfocar, solo veía una sonrisa macabro. Comence a correr, me choque con una puerta, la abrí, otra vez un pasillo, sentía la presencia de la figura cerca mio, estábamos perdiendo distancia. Otra puerta. Otro pasillo. Otra puerta. ¿O quizás estaba dando vueltas en círculos? Mis piernas estaban adoloridas pero la adrenalina del miedo me daba fuerzas para seguir corriendo. El cuerpo me sudaba de miedo y de fiebre. Finalmente sentí un dolor en el brazo. Punzante, profundo. Y finalmente algo me arrastró hacia atrás. La figura me tomo de los brazos, clavándome sus filosas uñas, rasgándome como si fuera algodón, y yo no podía pensar en nada más que en el dolor. Entonces sucumbí al llanto, y a la mirada de aquella diabolica figura, que tanto me aterraba. Y la miré a los ojos, y me vi.

Desperté agitada y mire mi brazo izquierdo, las marcas de los cortes estaban ya pálidas. Ya viejas. Me estremecí.



La peor
de las señales
no es llorar.
No es llorar hasta dormirse.
Ni es escribir sobre angustia,
sobre tu muerte.
La peor
de las señales
es

no tener nada más para escribir.

(3) (el agujero)

30 de marzo del 2016.

Mañana es su cumpleaños. Hace dos días ya no hablamos. Esta es la primera vez que pasamos tanto tiempo sin hablar. Es para mi, la primer batalla ganada. Y con ganada, me refiero a que, por primera vez, he logrado contener mis lágrimas por tanto tiempo, y he evitado sucumbir una vez más al falso perdón. El problema es, no importa que tan mal te haya sabido tratar la persona de la cual estas enamorada, cuando se desarrolla ese vinculo de dependecia, y decides, de una vez, desligarte, te hallas con el verdadero monstruo.
Quien soy, sin el? Quien soy, sola, infima, ocupando apenas un pedacito de nuestra cama? Y quien soy, tres años después de haber dedicado mi vida a alimentar este vacío?
Pero eso ya no importa, porque en tal caso, he tomado una decisión. Luego de la última pelea, decidí que ésta vez él debía pedirme perdón. Por qué? Porque a mi simplemente no quedan fuerzas para seguir cargando con sus errores y los mios. Porque pesan tanto que incluso lo perciben los extraños. Me miran con condescendeica, a menudo me dan la razón cuando no la tengo. Me tratan con la desesperada delicadeza con la que
Son las 11.50 de la noche, él todavía no me ha pedido perdón y yo creo que aún hay tiempo. Tanto puede suceder en 10 minutos, y entre las infinitas posibilidades del destino, está la posibilidad de que finalmente deje su orgullo de lado y venga a pedirme perdón, arrepentido, quizás que una lágrima se le asome por sus ojos Si, eso me gustaría.
Solo faltan 5 minutos para su cumpleaños, siempre nos ha gustado festejar los cumpleaños. Nos hacemos regalos que exceden el presupuesto, vamos a un restaurante, llegamos a casa y hacemos el amor y dormimos abrazados. Solo debe decir una palabra, solo una palabra y todo esto habrá quedado atrás.
Faltan 4 minutos, y ya siquiera espero una disculpa sincera. El tiempo pasa cada vez más rápido, y me contento con hacer de cuenta, aunque sea por un instante, de que las cosas estan bien.
3 minutos. No le compré un regalo, que hay si me pide perdón? Y si me abraza por la espalda, y arrepentido, me promete que va a cambiar? Que no todo era mi culpa, no. Que hice lo que pude.
2 minutos. De todos modos no me va a pedir perdón.
1 minuto. El silencio de la casa es aplastante. Es cómo si de repente todos los objetos estuvieran de luto. Y de algún modo lo están.
Feliz cumpleaños, amor le digo en voz baja desde el cuarto. Gracias, amor me responde desde el living. Miro el agujero de la puerta una vez más, esta será una de las últimas. Me acerco y veo el reflejo de los ojos, calmos. Ha sabido entenderme. Hoy me voy le digo. El monstruo del agujero cierra los ojos con tal serenidad que comienzo a preguntarme si de verdad me entiende. Hoy me voy, hoy me voy, no aguanto más, susurro entre llantos.




(2)

Tengo 21 años, ya se lo que es amar. No necesito verlo en películas ni que me lo cuenten.
Hoy discutí una vez más con mi pareja. Estábamos acostados y de un minuto a otro él comenzó a gritar y yo a llorar. En la habitación en la penumbra él es inmenso, gigante, su sombra un monstruo que se agranda cada vez más a medida que sigue gritando. A medida que su ira aumenta la sombra se expande y me deja menos y menos espacio. Él ahora se levanta de la cama y agita los puños, golpea una puerta y la rompe. La sombra ya ocupa todo el cuarto y yo yazgo en posición fetal llorando en la cama, ahogandome en lágrimas de desesperación. Ruego, ruego que ese monstruo que tanto temo, se calme de una vez y me abrace. Lo amo. 
Yo sé que decirle, sé que quiere escuchar. Que es culpa mía y nada más que mía, que hice todo mal y sólo me está llevando más tiempo de lo normal aprender de su sabiduría. Entonces digo estas palabras mágicas, y la sombra se disuelve casi instantáneamente, él vuelve a la cama, me pide que lo abrace y se duerme en mi pecho. Es minúsculo cuando se apoya en mi pecho, no lo había notado antes.
Me desarmo del abrazo y me alejo de él, unos centímetros. Miro la puerta rota, la puerta que pinté con esmalte blanco que compramos juntos justo antes de irme a vivir con él. Hay un agujero del tamaño de su puño y veo los ojos del monstruo brillando en él. Me pregunto como voy a hacer mañana para taparlo. Me duermo.
Un mes después, el monstruo sigue habitando el agujero de la puerta, que decidí no tapar. Por las mañanas lo miro de reojo, esperando. 
No ha vuelto a ser así de terrible entre mi novio y yo desde aquella pelea, en parte, porque decidimos comenzar a fumar marihuana todas las noches para soportarnos. Y ha funcionado, si, pero como una especie de sedante. La marihuana solo evita el desenlace que está escrito hace meses. 
Pero esta noche ha sido una mala noche, una clienta me trató mal
y claro que es tu culpa, algo habrás hecho, el cliente siempre tiene la razón, no servís ni para vender gomitas, no servís para nada, sos una pelotuda, deja de llorar, porque lloras me tenes cansado no haces nada bien
El agujero en la pared

Callate flaca, deja de decir pelotudeces sos una boluda
Otra vez esa sombra gigante
Es todo tu culpa 
Me mira amenazante
Perdon perdón es todo mi culpa, soy una pelotuda, tenes razón, quiero estar toda la vida con vos, perdón perdón es mi culpa
Ya no le tengo miedo
Perdón, por favor, vení, abrázame, te amo
No le tengo miedo
Quiero estar toda la vida con vos
No le tengo miedo.

(1)

Dónde comenzó la desdicha?
En qué parte del camino me perdí?

Tengo 16 años. Una familia tipo. Ideal. Amigos, varios. Disfuncionales. Pero un grupo de amigos al fin y al cabo.

Estoy sola.

Estoy sola en mi cuarto, el reflejo de la luz azul del amanecer me aplasta. Siempre me gustó esa luz, que invade el ambiente sin pedir permiso, cada rincón del cuarto, cada cajón, cada una de mis prendas.

Siempre me gustó ese azul que recorre cada centímetro de mi cuerpo. Es aplastante, es real.
Las emociones me pasan desapercibidas cuando de felicidad se trata, se me escurren de las manos y se pierden.

Tengo 16 años, y me encontrado con una felicidad tan efímera que he aprendido a no contar con ella. Me confundo, porque soy joven, inmadura, y no se nada, nada, nada. Pero de esto estoy segura, si me tengo que aferrar a algo será a la melancolía, pues se donde encontrarla. Está siempre ahí, en la inmensidad azul de mi cuarto al amanecer. Aún cuando llueve ¿se dan cuenta?

Tuve algún novio, me enamoré, si. No ame, pero eso todavía no lo he descubierto. Me queda mucho por recorrer y todo lo que se sobre el amor me lo han enseñado en las películas y los libros. Mientras tanto, digamos que amé a una que otra persona, que escribí mucho sobre ellas, y que fantaseé aún más.

Fantasear ha sido un problema desde el comienzo, o por lo menos desde que empecé el secundario. Mi vida era ideal. Mis padres se conocieron unos 6 años de tenerme, y están juntos desde entonces. Se aman, ellos sí se aman y no pelean (al menos delante mío) y nada está mal en ellos, no hay nada para reprochar. Me han dado todas las libertades desde que tengo memoria y yo no se mucho que hacer con ellas. Pero no hay nada que reprocharles a ellos, si no se manejar mis libertades es culpa mía.
Mi vida es ideal. Mis padres son ideales y soy yo la que no sabe que hacer con ello.
En el secundario una chica me maltrata hace varios años, ahora estoy ya en tercer año, allí casi no tengo amigos así que leo mucho,lloro a veces en el baño y cuento las horas para irme con mi grupo de amigos. Es 2011, el bullying todavía no se conoce como tal y menos aún en un colegio de monjas de Capital, así que poco y nada hay para hacer más que resignarme. Un día elegí contárselo a mis viejos, mis viejos, los ideales.

No será que vos estas haciendo algo para que la chica te maltrate así?  me dicen

Nunca más menciono palabra al respecto, porque deben tener razón, tienen que tenerla. Entonces pienso, hay algo mal en mi. Si me trata mal, es mi culpa. 
Así que aprendo a vivir con estas situaciones, total, dos años más, termina el secundario y ya me puedo librar de estas cosas.

Pero algo está mal en mi, eso me queda .

Los sucesos de mi vida no me han golpeado con fuerza. No me han dejado tirada en el suelo de un minuto a otro. 
Mas bien, las adversidades fueron haciendo mella en mi interior. Como todo lo que crece de forma paulatina, no se percibe hasta que ya ha pasado mucho tiempo, y muchas veces, hasta que ya es tarde.






El tiempo pasa

y no pasa nada

más que el tiempo.

Tu ausencia

mis fantasmas

telarañas, colecciono.

Quizás un día

quizás un día vuelvas.

Y me limpies

telarañas

y espantes

los fantasmas

y finalmente, 

pase algo

más que el tiempo.

La partida

Bajo el sol te pertenezco
me enseñas tu juego,
tus reglas.

Primero que te bese,
centímetro por centímetro,
hasta la locura.

Segundo, que te extrañe
que te piense
y te escriba.

Tercero que te llore
que me entiendas
y me beses.

Que me beses,
centimetro por centímetro,
hasta la locura.

Cuarto, que te pierda
que te exija
y que vuelvas.

Y que todo se repita, incesantemente,
hasta el más dulce delirio
o hasta que me rinda.